El concentrado de tomate constituye una de las materias primas más importantes de la industria de tomate, ya que se emplea en la fabricación de todos aquellos productos que conllevan base de tomate entre sus ingredientes. Tal es el caso de zumos de tomate, Kétchup, salsas entre otros.

Todo ello pone de manifiesto que la industria de tomate requiere de un concentrado de garantía como el que produce ALPIN. Concentrado que se elabora de los tomates recolectados en su punto óptimo de maduración, siendo a su vez frescos, limpios, rojos y sanos. En este producto se utilizan variedades especiales para aportar unas características organolépticas inmejorables, donde su principal virtud es su intenso color rojo.

La industria del tomate aprecia tanto a este producto por no llevar ningún tipo de aditivos, ya sean conservantes o colorantes y poseer unas enormes cualidades organolépticas.

Los análisis organolépticos desvelan que su color es rojo intenso; su olor es el característico del tomate fresco, limpio y sin alteraciones; en boca predomina el sabor a tomate natural, sin matices de amargor, quemado o alterado; y su textura es homogénea, exenta de pieles, semillas u otras materias extrañas.

DESCARGAR FICHA TÉCNICA